Studies relate the use of digital screens with slow development in children

In English:

Psychologist Sheri Madigan published a study in which she began working for a decade. Its objective was to show how children spend time in front of the screens: television, computers, videogames, tablets, cell phones, etc.

“This study shows that, with excess, the time in front of the screen can have consequences for the development of children,” Madigan concluded in his research under the protection of the University of Calgary.

The analysis showed that the more time children spent in front of screens between two and three years, the worse their performance was at 5 years.

To demonstrate this, a test was developed in which children’s progress was analyzed in five key points: communication, motor skills, problem solving and social skills.

The psychologist explained what were some of the dynamics to perform these tests: “for motor skills, for example, we see if a child can rely on one foot … and to measure communication in a child of three years, for example , we ask if a child can form a four-word sentence or identify the most common parts of the body. ”

Sheri Madigan reported that among the children studied, the peak of screen use occurred at three years, before school, with an average of 25 hours a week.

Another point that the research aims to demonstrate is that the first 5 years of life are fundamental for the development of children, since during this period certain social, motor and communication skills begin to form.

“When young children are watching screens, they may miss important opportunities to practice and master interpersonal, motor and communication skills,” the study explained.

For example, when they are in front of a screen they tend to become more sedentary and, therefore, do not practice skills such as walking and running, which in turn delay development in this field. The screens can also interrupt interactions with their families, which in the future could translate into difficulties to socialize with other people, according to the study.

Four months ago, another study compared the intellectual performance of 4,500 American children between eight and 11 years old depending on whether they spent more than two hours of entertainment on screens. It was discovered that the more the use of devices, the worse the tests completed. But the scientists could not firmly claim that the correlation implied that this was the origin.

With these new results, it is suggested that higher levels of exposure are associated with poorer development, and not the other way around.

The scientists of the latest research discovered some patterns, such as the fact that the girls obtained better results in the tests and spent less time in front of screens, or that the children who read more, exercised more and slept more, had a better performance. However, apart from all these factors, the result remained the same: the longer on the screen, the worse the development.

One of the main limitations of this study is that no type of distinction is made by apparatus, context or type of content. That is, an hour alone with the tablet watching online videos counts as an hour watching an educational program.

For psychologist Madigan, it is likely that when these details are analyzed, much more significant differences appear.

In this way, perhaps you could know more about what are the habits that are really harmful for children.

The US Academy of Pediatrics recommends to moderate the use of all these means because “it can limit the time that could be spent throughout the day to play, study, talk or sleep”.

bebe_con_celular

 

En Español:

Estudios relacionan el uso de pantallas digitales con lento desarrollo en niños

La psicóloga Sheri Madigan publicó un estudio en el que empezó a trabajar desde hace una década. Su objetivo era mostrar cómo les afecta a los niños el tiempo que pasan delante de las pantallas: televisión, computadoras, videojuegos, tabletas, teléfonos celulares, etc.

“Este estudio muestra que, con exceso, el tiempo frente a la pantalla puede tener consecuencias para el desarrollo de los niños”, concluyó Madigan en su investigación amparada por la Universidad de Calgary.

El análisis demostró que mientras más tiempo pasaron los niños frente a las pantallas entre los dos y tres años, peor era su desempeño a los 5 años.

Para demostrar esto se elaboró un test en el que se analizó el progreso de los niños en cinco puntos clave: comunicación, habilidades motoras, resolución de problemas y habilidades sociales.

La psicóloga explicó cuáles fueron algunas de las dinámicas para realizar estas pruebas: “para las habilidades motoras, por poner un ejemplo, observamos si un niño puede apoyarse en un solo pie… y para medir la comunicación en un niño de tres años, por ejemplo, preguntamos si un niño puede formar una oración de cuatro palabras o identificar las partes más comunes del cuerpo”.

Sheri Madigan informó que entre los niños estudiados, el pico de uso de pantallas se dio a los tres años, antes de escolarizarse, con 25 horas a la semana en promedio.

Otro punto que pretende demostrar la investigación es que los primeros 5 años de vida son fundamentales para el desarrollo de los niños, pues durante ese período empiezan a formarse ciertas habilidades sociales, motoras y de comunicación.

“Cuando los niños pequeños están observando pantallas, pueden perder oportunidades importantes para practicar y dominar las habilidades interpersonales, motoras y de comunicación”, explicó el estudio.

Por ejemplo, cuando están enfrente de una pantalla tienden a hacerse más sedentarios y, por lo tanto, no practican habilidades como caminar y correr, que a su vez retrasan el desarrollo en este campo. Las pantallas también pueden interrumpir las interacciones con sus familiares, lo que en un futuro podría traducirse en dificultades para socializar con otras personas, según el estudio.

Hace cuatro meses, otro estudio comparó el desempeño intelectual de 4.500 niños estadounidenses de entre ocho y 11 años en función de si pasaban más de dos horas de ocio ante pantallas. Se descubrió que cuanto más era el uso de aparatos, peor completaban las pruebas. Pero los científicos no podían asegurar con firmeza que la correlación implicara que ese era el origen.

Con estos nuevos resultados, se sugiere que los niveles más altos de exposición se asocian con un desarrollo más deficiente, y no al revés.

Los científicos de la última investigación descubrieron algunos patrones, como el hecho de que las niñas obtenían mejores resultados en los test y pasaban menos tiempo delante de pantallas, o también que los pequeños que leían más, hacían más ejercicio y dormían más, tenían un mejor rendimiento. Sin embargo, al margen de todos estos factores, el resultado seguía siendo el mismo: mientras más tiempo en pantalla, peor desarrollo.

Una de las principales limitaciones de este estudio es que no se hace ningún tipo de distinción por aparato, contexto o tipo de contenido. Es decir, una hora a solas ante la tableta viendo vídeos online cuenta igual que una hora viendo un programa educativo.

Para la psicóloga Madigan, es probable que cuando se analicen estos detalles aparezcan diferencias mucho más significativas.

De este modo, quizás se podría saber más sobre cuáles son los hábitos que realmente son nocivos para los pequeños.

La Academia de Pediatría de EE UU recomienda moderar el uso de todos estos medios porque “puede limitar el tiempo que podrían invertir a lo largo del día para jugar, estudiar, hablar o dormir”.