Roger Federer por 100

El suizo doblega al joven Tsitsipas en la final de Dubái (doble 6-4, en 1h 11m) y se convierte en el segundo campeón centenario en la historia del tenis tras el estadounidense Jimmy Connors (109). Roger Federer continúa devorando récords y recolectando gloria pese a que el próximo 8 de agosto cumplirá nada más y nada menos que 38 años. Tenía el suizo 19 cuando elevó su primer trofeo en la élite, en Milan (2001), y se convirtió en un campeón centenario este sábado en Dubái, al derrotar en la final del emirato al joven que hace un par de meses le apeó de Melbourne, Stefanos Tsitsipas. No pudo el griego frenar esta vez al genio de Basilea, que amenazaba con alcanzar los tres dígitos desde que ganase en Basilea, en octubre del curso pasado, y lo materializó en el desierto árabe: doble 6-4, en 1h 11m.

1551549240-federer-100

Solo un tenista, el estadounidense Jimmy Connors (109), había logrado hasta ahora el centenar de trofeos. Ahora ya son dos miembros en el club, por delante de otro peso pesado como Ivan Lendl (94) y a una distancia más considerable Rafael Nadal (80), John McEnroe (77) Novak Djokovic (73), Björn Borg o Pete Sampras (64), Guillermo Vilas (62) y Andre Agassi (60). Insiste Federer, pues, en sacarle brillo a una carrera única inigualable, subrayada ahora con el enésimo destello. Colecciona ya 20 grandes y 27 Masters 1000, y el curso pasado se convirtió en el gobernante más veterano de la historia con 36 años y 195 días, desbancando a Agassi.

No obstante, se le resistía la cifra mágica, el 100 en singles. De octubre a este sábado acometió tres intentos previos en París-Bercy, el Masters y el Open de Australia, pero finalmente el hito estuvo enmarcado en Dubái; territorio que, dicho sea de paso, se le da también de fábula, puesto que solo hay dos escenarios (Basilea y Halle, con nueve laureles en cada uno) que le hayan visto triunfar más veces. Aunque comenzó la semana al trantrán, con actuaciones relativamente discretas ante Kohlschreiber, Verdasco y Fucsovics, elevó el nivel frente a Coric y marcó jerarquía ante Tsitsipas, el griego que luce ya en el top-10 y que antes o después celebrará grandes títulos.

“Es un privilegio jugar contra estos jóvenes”, expresó Federer durante la ceremonia, en la que el director del torneo, Salah Tahlak, anticipó el regreso del ganador en 2020. “Yo mismo jugué contra mis ídolos, como Agassi o Sampras. Estoy seguro de que Stefanos tendrá una carrera maravillosa. El tenis está en buenas manos”, selló el de Basilea, que suma ocho festejos en Dubái, los mismos que en Wimbledon. Mientras se debate si esta será su última temporada, si estos últimos logros tienen aroma a despedida o no, él sigue fiel a su legendaria rutina.

15515480141114